lunes, 21 de diciembre de 2015

¿Por qué escogimos Korcula frente a Hvar? - Cómo llegar y dónde alojarse

Mientras estábamos preparando nuestra ruta teníamos bastante claro que un viaje a Croacia tiene algunos factores imprescindibles y que uno de ellos es el de visitar al menos una de las muchísimas islas que tiene (casi 700 de las que menos de 50 están habitadas). Además, es muy recomendable hacer noche en alguna de ellas.

Así pues, mientras montábamos el planning quedaba decidir qué isla visitar… y esto es como si un enamorado de los pasteles entra en una de las mejores pastelerías que pueda encontrar y le dicen que solo puede escoger una cosa: complicado.

Las alternativas son muchas y varían en función de lo que se busca en cada una de ellas. Teniendo en cuenta nuestra ruta acabamos descartando muchas de ellas (Mljet, Brac, Vis …) y nos quedamos con dos finalistas: Korcula o Hvar. 


      


¿Korcula o Hvar?

Ambas nos encajaban para la ruta, pero no conseguíamos decidirnos por una: Hvar es la más conocida y de la que se encuentran recomendaciones en cualquier sitio. Korcula se vende como más familiar, más tranquila y como el lugar en el que nació Marco Polo (aunque esto es motivo de discusión con Italia porque no está claro). Todo el mundo habla maravillas de Hvar… y lo cierto es que no se oye (ni se lee) mucha cosa acerca de Korcula.


Nosotros somos de salirnos de los circuitos más turísticos, así que esta fue una de las razones que hizo que nos decidiéramos por la ‘menos’ conocida Korcula. Esto y que yendo a esta isla nos evitábamos el paso fronterizo de Neum, en el que se forman unos atascos considerables.


La decisión fue todo un acierto (aunque seguro que si hubiéramos ido a Hvar también lo habría sido)... nos encantó y nos habríamos quedado más días en ella si hubiéramos podido.


Cómo llegar y salir de Korcula


Para llegar a Korcula hay varias maneras, y lo primero que se debe tener en cuenta es si se lleva vehículo o no; si no se lleva es posible ir en barco desde Split, Hvar, Orebic y otros lugares, mayoritariamente con la compañía Jadrolinija (la oficial del país). También es posible llegar a la isla en hidroavión con la compañía European Coastal Airlines desde Split. Si se va con vehículo (que era nuestro caso), las posibilidades principales son Split, Orebic y Drvenik (en época veraniega). Nosotros optamos por entrar desde Split y salir por Orebic.





Los pasajes se pueden comprar con anterioridad para asegurar la plaza, muy útil para los que llevan vehículo (tened en cuenta que piden el número de matrícula para la reserva) aunque no se asegura la hora del viaje; es decir, para ir de Split a Vela Luka hay dos ferries diarios: uno por la mañana y otro por la tarde; la compra anticipada del billete asegura el viaje ‘durante el día’, pero no el barco en el que se va a ir. Cuidado con esto porque os puede trastocar los horarios.


Salir de la isla fue mucho más sencillo, un ferry une Domince (a 3km de Korcula) con Orebic en un corto trayecto de 15 minutos y con una salida cada hora.


Alojamientos en la isla

Korcula es una isla pequeña en núcleos de población (aunque de extensión es de las mayores del Adriático). Las mayores ciudades son Korcula Town, Vela Luka y Lumbarda. Por su interior también hay pequeños pueblos en los que encontrar alojamiento.


Nosotros estábamos alojados a las afueras de la bella Korcula Town, en Medvinjak: Una especie de urbanización a 15 minutos caminando del centro y en una zona tranquilísima… tan tranquila que los lugareños dejan los coches abiertos… con las llaves puestas!


Desde la terraza de nuestro apartamento cenábamos y desayunábamos con vistas al mar. El apartamento estaba muy bien, aunque casi estábamos más en la terraza que en su interior :P. Podéis leer más sobre nuestro alojamiento aquí.


Nuestras vistas desde la terraza del apartamento


No esperéis encontrar en la isla grandes complejos hoteleros. La mayoría de los alojamientos son pequeños, siendo mayoritarios los apartamentos: Hay muchísimos! Es muy habitual que en una casa en la que viven los propietarios algunas de las plantas restantes sean habilitadas como apartamentos y/o habitaciones.

No tengáis miedo a alojaros en cualquier parte de la isla si disponéis de vehículo porque las distancias no son largas; de una punta a la otra se tarda algo más de 30 minutos (Vela Luka - Korcula).



Capítulo Anterior: Descubriendo Split
Siguiente capítulo: Qué hacer en Korcula

Diario de viaje a Croacia: Inicio




miércoles, 9 de diciembre de 2015

Festival Petits! Grans! Llibres!

El último fin de semana de noviembre hemos vuelto a ir a un festival infantil después de enterarnos de su existencia a pocos días de su celebración… Se trata del Petits! Grans! Llibres! organizado por l’Institut de la Infància en el recinto Mercantic de Sant Cugat del Vallès y que va ya por la sexta edición.



Su temática está clara por el nombre, no? La lectura infantil. Todo gira a su alrededor y se complementa con otras actividades como cuentos, teatro y conciertos.

Al ver el programa (que podéis consultar aquí) nos decidimos por visitarlo el sábado por la mañana; las actividades son muy similares se vaya cuando se vaya y básicamente lo único que cambia son los conciertos y el teatro.

El acceso al festival está abierto durante todo el sábado y el domingo por la mañana; Las entradas se compran en función del momento de su visita: Sábado por la mañana (de 10.30 a 14.30), sábado por la tarde (de 15.30 a 19.30) o domingo por la mañana (de 10.30 a 14.30). El precio de las entradas es de 2,5 euros para menores de 2 años y de 8,5 a partir de esa edad si se compra anticipada, con posibilidad de comprar un bono familiar para 2 adultos y 2 niños por 32 euros (los precios si se compran en taquilla son de 3 y 12 euros , aunque lo mejor es comprarlas de forma anticipada porque no es de extrañar que se agoten).

Cuando llegamos al recinto (hacía poco que habían abierto las puertas) y mientras todos los asistentes íbamos descubriendo los diferentes espacios, Inmaculada Balsells iba amenizando el ambiente con su guitarra desde la plaza central. Alrededor, diferentes zonas agrupadas por edades en el que ver centenares de cuentos.


Espacios muy bien adaptados...



... separados por edades


Inmaculada Balsells dando la bienvenida


Un poco más tarde pudimos disfrutar de un cuento en lengua de signos a cargo de Montse Panero (más información aquí). Muy didáctico para los más pequeños el ver cómo se expresa la gente que no puede hablar y, por qué no, aprender algunas expresiones.


Cuento en lenguaje de signos catalana


Espacio de la 'Caperucita Roja'


Espacio para los más pequeños


Talleres creativos


A continuación había actividades simultáneas en función de la edad del pequeño: Taller de estimulación musical para bebés (Método Balsells) para los más pequeños, un cuenta-cuentos teatralizado de “El profesor Ta-Tatxan” a cargo de Bufamots para los niños y niñas de 3 a 6 años y un taller artístico (la mirada del artista) a cargo de Patricia Geis para los mayores de 6 años.



Bufamots explicando un cuento


La jornada finalizó con un concierto y unos cuentos de Lucrecia con sus ‘Besitos de chocolate para toda la familia’.


Lucrecia ante un público entregadísimo!



Realmente nos lo pasamos muy bien, el rato pasó rapidísimo y costó sacar a los pequeños de allí, lo que es un buen indicativo.

Ya para acabar, remarcar que el entorno (Mercantic) nos encantó; tanto que volveremos un día a pasear y disfrutar de él. Totalmente recomendable.

Ya sabéis, estad atentos para la edición del año que viene!


Enlaces:

Institut de la Infància
Mercantic

martes, 1 de diciembre de 2015

Viaje a Croacia - Descubriendo Split

Split fue nuestra primera parada larga (de más de una noche) en lo que llevábamos de viaje. Es la segunda ciudad más grande de Croacia y es un importante nudo de comunicaciones en el país porque desde su puerto salen ferrys hacia muchas de las islas, y todo esto se nota en los precios. No es una ciudad barata, aunque tampoco tan cara como Dubrovnik.



Catedral de San Duje

No teníamos muy claro qué nos íbamos a encontrar; sabíamos que tenía el Palacio Diocleciano (declarado Patrimonio Mundial por la Unesco), pero nos daba miedo cosas que habíamos leído sobre ella hasta el punto de plantearnos si dormir en ella o mejor alojarnos en Trogir, por ejemplo. Por suerte, apostamos por ella y os puedo confirmar que no nos equivocamos. 

Durante nuestra estancia en la ciudad (3 noches) aprovechábamos las mañanas para hacer visitas por los alrededores y las tardes para recorrer su fantástico centro histórico o visitar alguna de sus playas cercanas.

Una de las principales calles

Nuestro alojamiento (podéis consultarlo aquí) se encontraba muy cerca del centro caminando, en una especie de isla peatonal. Por cierto, para los que vais con coche: el aparcamiento por la zona del centro es de pago (en el Palacio Diocleciano como es de suponer no puede circularse en coche). Hay algunos lugares gratuitos como descampados y algunas otras alternativas por los alrededores, aunque lo fácil es la zona azul. Nosotros tuvimos suerte y pudimos aparcar en una especie de patio interior cerca de donde teníamos el apartamento. En cualquier caso una buena opción es no moverlo demasiado para desplazarse por la ciudad.

Una de nuestras primeras tomas de contacto con la ciudad fue la visita a su playa; sabíamos que no era una playa fantástica, pero después de la caña que le estábamos dando a los pequeños durante los primeros días pensamos que era la mejor alternativa para relajarnos todos un poco. Fuimos hasta la Playa de Bacvice caminando (poco más de 10 minutos) y nos encontramos una playa de arena con bastante gente (y fuimos por la tarde). Os puedo asegurar que no es una de las playas que se muestran en las fotografías cuando se habla de este bello país pero estaba limpia, el agua bastante calmada y los niños se lo pasaron muy bien.

Callejeando encuentras cosas como esta...

El plato principal de Split es el fantástico Palacio Diocleciano (desde no hace mucho le sigue de cerca la renovada Riva -paseo marítimo-). Es impresionante. Dicen de él que es uno de los monumentos romanos más impresionantes del mundo (mide 215 m de este a oeste y 181 metros de ancho). Es tan grande que es un barrio en el que hoy en día viven unas 3000 personas y que tiene un ambiente fantástico con su multitud de bares, restaurantes, museos y tiendas.

Qué es lo que vimos en su interior? La vida… íbamos sin rumbo, callejeando y disfrutando de las cosas que te encuentras sin esperártelo. No obstante, sí que hay lugares de obligada visita: Las salas del sótano (donde se ha rodado Juego de Tronos), la Catedral de San Duje y el Templo de Júpiter son algunos de ellos. Nosotros los contemplamos desde el exterior ya que a las horas por las que circulábamos estaban cerrados.

Los sótanos del Palacio

Una característica interesante y curiosa que tiene el Palacio es que dispone de 4 entradas, una por cada punto cardinal y cada una de ellas tiene el nombre de un metal: Puerta de Oro para el acceso Norte, Puerta de Bronce para el acceso Sur, Puerta de Plata para el Este y finalmente, Puerta de Hierro para el Oeste. No es difícil ‘perderse’ por su interior, aunque también es fácil volverse a ubicar; al principio y al final de cada calle hay unos letreros que indican qué hay en ella.


Impresionante, verdad?


Si se sale por la puerta de Oro lo primero que se ve es la escultura de Gregorio de Nin, que se ha convertido en una de las imágenes clásicas de la ciudad (y es tradición frotar el pulgar del pie derecho). Al salir por el lado contrario se accede a la Riva, el paseo marítimo. Recientemente renovado es fantástico para pasear, con su multitud de puestos, espectáculos varios y lugares para turistear. Por la puerta de Hierro (que es la que utilizábamos nosotros para entrar y salir del Palacio) se encuentra la zona del mercado.


Puerta de Hierro. Una de las entradas al Palacio.


Básicamente esto es lo que vimos en Split. No entramos mucho en profundidad pero la vivimos la suficiente para que nos gustara; no nos habría importado tener más tiempo para poder descubrirla un poco mejor.

Ah! Existe la Split Card; se trata de una tarjeta que permite el acceso a varios museos de la ciudad y hace que puedas tener descuentos en muchos servicios; si no ando equivocado, si estás más de 3 noches alojado en la ciudad la puedes obtener de forma gratuita (nosotros no lo supimos a tiempo :( )


Capítulo Anterior: Un paseo por Trogir

Diario de viaje a Croacia: Inicio

viernes, 27 de noviembre de 2015

Viaje a Croacia - Un paseo por Trogir

Trogir es una de esas muchas pequeñas joyas que esconde la costa croata. Más concretamente su casco antiguo, que se encuentra en una pequeña isla en el estrecho canal que separa la isla de Ciovo de tierra firme.

Turisteando :D
La ciudad se encuentra a poco unos 40 minutos de Split, muy cerca del aeropuerto. La mejor alternativa que encontramos para aparcar fue hacerlo en un párking público situado cerca de la estación de autobuses, al lado de un mercado, a 10 HRK la hora. El acceso al casco antiguo se hace a través de un puente peatonal (no muy habilitado para cochecitos que digamos) que atraviesa un canal.

El centro de Trogir es pequeñito y en medio día se visita tranquilamente. Nosotros fuimos una abrasadora mañana desde Split y después de comer ya nos volvíamos. Lo ideal es perderse por sus callejuelas empedradas deleitándose con la multitud de edificios románicos y renacentistas de la época veneciana que hay por todos sitios, lo que hizo que la Unesco la incluyera en su directorio de Patrimonio Mundial.

En el centro de esta pequeña isla se encuentra el ayuntamiento (con la oficina de turismo) y la Catedral de San Lorenzo, a la que no entramos; por lo que decía nuestra guía de viaje, vale la pena su visita, pero no teníamos muchas ganas de pagar y tener que ir persiguiendo a los pequeñajos por la iglesia :P.

Campanario de la catedral


La entrada a la catedral, con Adán y Eva desnudos a cada lado :O


Al final del paseo marítimo (en el que acostumbran a haber yates y barcos imponentes) se encuentra la Fortaleza de Kamerlengo, un edificio muy vistoso en el que vivía el Gobernador de Trogir durante la dominación veneciana. En lugar de visitarla, nos quedamos al lado, en un pequeño parque infantil… no duramos mucho porque hacía un calor insoportable, así que nos fuimos a comer al restaurante del Hotel Trogir, donde nos trataron fantásticamente y comimos a un precio razonable.

El paseo marítimo con la fortaleza al fondo


La Fortaleza de Kamerlengo

Si tenéis un hueco en vuestra estancia por los alrededores de Split, vale la pena darse un paseo. Además, es posible ir en barco de una ciudad a la otra, pero no tengo mucha más información al respecto.


Capítulo Anterior: Parque nacional de Krka
Siguiente capítulo: Descubriendo Split

Diario de viaje a Croacia: Inicio

jueves, 19 de noviembre de 2015

Viaje a Croacia - Parque Nacional de Krka

Durante nuestro viaje a Croacia teníamos previsto visitar dos Parques Nacionales de los 8 que tiene el país. Tras visitar el fantástico Parque nacional de los Lagos de Plitvice días atrás, en esta ocasión tocaba el de Krka.

Este parque se encuentra no muy lejos de Sibenik (a poco más de 15 minutos en coche), así que si se quiere visitar este parque no es una mala idea tomar como base esta bella ciudad (que también visitamos días atrás). Nosotros fuimos desde Split, que era donde estábamos alojados por autopista (de peaje) y tardamos poco más de una hora.

La estructura de este parque es algo 'peculiar' porque se encuentra repartido por el curso del río Krka. Así pues es normal que para ir de una zona a otra haya que coger un barco lanzadera o desplazarse en coche. El parque tiene cinco entradas principales: Las más importantes son Skradin y Lozovac (sur); las otras tres son Roski Slap, monasterio de Krka y Burnum.

La entrada principal al parque (Lozovac) es donde está el párking (que es gratuito!) situado al sur, cercana a una de las atracciones más conocidas: Skradinski Buk, una fantástica cascada de 800 metros de longitud con zona habilitada para el baño.

Tras comprar la entrada (110 HRK adultos, 80 HRK niños mayores de 7 años) se coge un autobús que te lleva al comienzo del recorrido (desde Skradin el recorrido se hace en barco). Desde ahí, mediante un mapa, se pueden escoger las diferentes rutas a hacer; en este caso, básicamente son recorrer las pasarelas y acabar en la zona de baño con la cascada Skradinski Buk al fondo, coger un barco para ir hasta el monasterio de Visovac o llegar hasta Roski Slap (ambas en barco). Con la entrada general se tiene acceso a todas las áreas del parque (incluyendo las que no están conectadas), pero también es posible comprar entradas 'reducidas' por separado en las diferentes entradas si se quieren visitar solo partes concretas del parque. Los trayectos en barco (excepto el de Skradin a Skradinski Buk) son de pago adicional. La lista de precios completa la podéis consultar en este enlace.


Vistas desde las pasarelas


Nos habría gustado visitar tanto las cascadas de Roski Slap como el monasterio de Visovac, pero los barcos que hacían esos trayectos ya estaban completos hasta después de comer y las rutas eran de 2 – 3 horas... Por esta razón decidimos quedarnos en el área de Skradinski Buk, recorrer las pasarelas (unos 2 kms, con un único camino posible) y acabar en la fantástica zona de baño.


Bañarte aquí es un lujazo...

El recorrido por las pasarelas acaba en una enorme explanada con tiendas varias, bares y restaurantes que hacen su 'agosto' con la multitud de visitantes que recibe este parque.


... aunque muy íntimo no es.


Comimos bajo una sombra e, inmediatamente, nos fuimos a bañar. Sobretodo, llevad cangrejeras o similares porque es imposible (y una imprudencia?) entrar al agua sin ellas... Y no dejéis de bañaros! Es una gozada poderse bañar en un entorno así, con las cascadas casi al alcance de la mano (o no tanto... que no te puedes acercar porque está prohibido por seguridad) y hasta da igual que haya mucha gente (que la hay!)... Nos encantó! Nos quedamos, como la mayoría de la gente, justo delante de la cascada, pero la zona de baño se extiende más a la derecha, al otro lado de la pasarela que cruza, donde hay mucha menos gente (y sin tener unas vistas tan impresionantes).


Al otro lado de la pasarela hay mucha menos gente


Tras un buen rato en remojo tocaba recoger los bártulos y acabar el recorrido hasta donde recoge el autobús para devolverte a la zona de las taquillas. Durante el camino hasta la parada del bus, más fotos panorámicas, paisajes curiosos y fuentes varias.


Panorámica ya de camino al bus

Como ya he dicho anteriormente, en este parque puedes pasar un día entero visitando los diferentes puntos en los que se divide. Nosotros, pese a habernos quedado en la parte más 'cercana', salimos encantados. Sin duda, fue una de las mejores experiencias del viaje. Si hubiéramos tenido más tiempo, muy posiblemente habríamos visitado el monasterio de Visovac (ubicado en una pequeña isla) o Roski Slap (unas curiosas cascadas ...).

Tenéis más información en la web oficial del parque.



Capítulo Anterior: Callejeando por Sibenik
Siguiente capítulo: Un paseo por Trogir

Diario de viaje a Croacia: Inicio

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Festival infantil "El més petit de tots"



No hace muchos días, de pura casualidad, me enteré de la existencia de un festival infantil que se celebra por toda Catalunya... y que estaba a punto de comenzar la 11ª edición! Se trata del Festival Internacional de Artes Escénicas «El més petit de tots» (el más pequeño de todos) y está dirigido específicamente a niños y niñas entre 0 y 5 años.


Entradas agotadas!

El festival comienza con una fiesta inaugural en el Teatre Principal de Sabadell, pero ni mucho menos se queda estático; durante las dos semanas que dura también hay actuaciones en Igualada, Barcelona, Lleida, Olot, Sant Cugat, Tordera, Granollers, Tarragona y hasta en Benicàssim. Comenzó el pasado 7 de noviembre y finaliza el 22, así que hay muchos días para buscar un hueco y acercarse a una de las muchas actividades que se realizan.

Tienen cabida todas las vertientes artísticas: danza, música, teatro, espectáculos luminosos o una combinación de ellas. Todas con un elevado nivel artístico. Cada una de estas representaciones tiene y con los más pequeños como eje central; en ningún caso son actuaciones para mayores de 5 años, e incluso hay algunas que están específicamente diseñadas para bebés de menos de dos años.

Si queréis estar informados de todas las actividades que se realizan no dudéis en visitar la página web del festival y comprad las entradas lo antes posible si estáis interesados en algún espectáculo (si quedan, claro...).


Baboo Experience! Discoteca!!

A bailar!


Nosotros tuvimos la suerte de asistir a la fiesta de inauguración y nos lo pasamos genial. El teatro ocupa todos sus espacios con diferentes actividades; en el escenario, Baboo Experience, una baby-discoteca con proyecciones cenitales; en la primera planta, Lo Carrofil, una atracción de feria bien pintoresca a cargo de la compañía Efímer, y ya por último, Pepino Pascual & Co en la última planta, ofreciendo conciertos en pequeño formato.


La 'taquilla' de Lo Carrofil

Lo Carrofil desde arriba

No podía faltar una zona de descanso para los más pequeños con cambiadores, mesas y sillas y multitud de cuentos.

La fiesta fue desde las 11.00 hasta las 13.30... y realmente pasó volando, nuestros hijos disfrutaron mucho y no se querían ir!! Solo hubo una pequeña pega: hacía mucha calor (supongo que no estaba previsto que hiciera un día tan 'primaveral'), pero lo perdonamos porque lo pasamos en grande!


Pepino Pascual & Co

El público... atento al concierto.
Nos apuntamos esta fecha ya en nuestra agenda de actividades a realizar en familia!

jueves, 5 de noviembre de 2015

Viaje a Croacia - Callejeando por Sibenik


Tras nuestra corta experiencia en la bella ciudad de Zadar (crónica aquí), nos desplazamos hasta la no menos bella Sibenik, una de las ciudades más interesantes de la zona. Como curiosidad, destacar que fue la 3ª ciudad del planeta en tener un sistema de alumbrado con corriente alterna gracias a una de las primeras plantas hidroeléctricas que es instalaron en el mundo (creo que fue la segunda tras la del Niágara), concretamente en el río Krka, en el año 1895.

Para ir de Zadar a Sibenik en coche se puede ir básicamente de dos formas: por la autopista (de peaje) que va por el interior o por la carretera de la costa, en la que se invierte un poco más de tiempo pero que permite disfrutar de unas vistas envidiables; evidentemente, nos decantamos por esta opción y tardamos aproximadamente una hora y media en llegar.

Tras dar algunas vueltas en coche por los alrededores del centro (con unas callejuelas que no invitan demasiado a hacerlo) y después de ver algunos parquings a 10 HRK la hora, dimos con uno muy bien situado por solo 6 HRK la hora; se encuentra entre un mercado y la estación de autobuses y a escasos 10 minutos del casco antiguo de la ciudad.


Uno de los accesos al casco antiguo


La plaza en la que se encuentra la Catedral de San Jaime



Visitamos la catedral de San Jaime, patrimonio mundial por la Unesco (15HRK para entrar); dicen de ella que es la mayor iglesia del mundo armada solo con piedra, sin soportes de ladrillo o madera, aunque la visita fue algo deslucida por estar en restauración. Su exterior también merece ser observado con atención porque tiene muchos detalles...


Una de las entradas a la catedral, con
Adán y Eva escondiendo sus 'vergüenzas'

Pese a que nos dijeron (una familia con niños que nos cruzamos en el párking) que podíamos ir en cochecito por el centro, no es lo más adecuado. No hay muchas escaleras en la parte inferior, pero conforme se va subiendo hacia la zona de la fortaleza van apareciendo.

Es una ciudad fantástica para callejear



Después de comer fuimos subiendo hasta llegar a la Fortaleza de San Miguel donde las vistas son impresionantes (la mami se quedó con el pequeño esperando, ya estábamos hartos de subir escaleras con el cochecito... y luego habría que bajarlas). No entramos en el recinto, así que no os puedo contar mucho de él; lo único que sé es que cuesta unos 35 HRK para entrar (20 HRK para los niños).

Escaleras de subida a la Fortaleza


Vistas desde el exterior de la Fortaleza

Más o menos hacia las 17.00 salimos hacia el que sería nuestro próximo destino: Split, a una dos horas en coche.


Capítulo Anterior: Qué ver en Zadar
Siguiente capítulo: Parque Nacional de Krka

Diario de viaje a Croacia: Inicio

viernes, 30 de octubre de 2015

Viaje a Croacia - Qué ver en Zadar


Dicen que una de las mejores puestas de sol que se pueden ver en el mundo corresponde a la ciudad de Zadar, así que después de nuestra visita al Parque nacional de los Lagos de Plitvice, aprovechando la siesta de los enanos en el coche, nos dirigimos hacia allí a conocerla y a pasar la noche.

Llegamos a Zadar, buscamos el apartamento (que no nos gustó nada, aquí tenéis los alojamientos por si le queréis echar un vistazo), descargamos lo básico para pasar la noche, nos duchamos, salimos pitando y... no llegamos a la puesta de sol :(. 

Aparcar cerca de la entrada al casco antiguo es caro (y no os hagáis ilusiones, que la zona azul cercana comienza muy temprano y acaba muy tarde), así que aparcamos en una especie de solar que hay a unos 5 minutos caminando de la entrada (gratuito). El casco histórico se encuentra en una península a la que se accede por la fantástica e impresionante Puerta de Tierra. Nada más cruzarla da la impresión de estar en otro lugar Zadar diferente.

La Puerta de Tierra 

Tras una cena normalita (con un pescado buenísimo y un arroz negro no tanto) nos dirigimos hacia lo más conocido de Zadar: La curiosa iglesia de San Donato, con su cuerpo circular, la catedral de Santa Anastasia, con su impresionante campanario, el Órgano del Mar y el Saludo al Sol. Evidentemente, las iglesias solo las pudimos ver por fuera (normal con las horas que eran...), pero nos gustaron mucho, igual que el foro romano que está justo detrás. Visitar los monumentos de noche también tiene su encanto porque muchas veces la iluminación es fantástica (y en este caso lo era).


Iglesia de San Donato

Catedral de Santa Anastasia


Iglesia de Santa María
Llegando al mar, lo típico de las zonas costeras: paraditas de todo tipo y una mini-feria a la que, por supuesto, tuvimos que hacer una visita (15kn el viaje).


Tiovivo al que tuvimos que subir...

El Órgano del Mar y el Saludo al Sol son dos 'esculturas' del arquitecto Nikola Basic, natural de la ciudad; el primero de ellos consiste en multitud de tubos y silbatos a la orilla del mar que, con el movimiento de las olas, va produciendo un hipnótico sonido. El Saludo al Sol, por otro lado, es una paranoia (pero nos encantó!); se trata de una enorme circunferencia de cristal (22 metros de diámetro) en el suelo que, mediante pequeñas placas solares (hay 300), deleita al visitante con un curioso y original espectáculo luminoso. Los pequeños disfrutan como locos bailando y saltando por allí! Almacena tanta energía que es suficiente para iluminar todo el frente marítimo.


Saludo al Sol

Una lástima llegar tan tarde a Zadar porque nos quedamos con ganas de más; de poder disfrutar más de su frente marítimo, de poder sentarnos en las escaleras que acaban en el mar, de poder callejear más, de visitar algunos de los atractivos que tiene y, por supuesto, de poder disfrutar de su puesta de sol!



Siguiente capítulo: Callejeando por Sibenik

Diario de viaje a Croacia: Inicio