viernes, 6 de marzo de 2015

Viaje a Cerdeña - Etapa 2 (Capo Testa)

Tras un correcto desayuno en el Hotel La Funtana de Santa Teresa di Gallura (no excesivamente abundante en variedad aunque todo bueno), iniciamos nuestro segundo día en la isla con un desplazamiento 'pequeño': Pasaremos el día en 'Capo Testa'.

Capo Testa se encuentra a poco más de 5 minutos de Santa Teresa y para llegar lo único que hay que hacer es... seguir las indicaciones :P. En esta pequeña península rocosa hay únicamente dos playas, justo a la entrada de Capo Testa: en su istmo, a ambos lados de la carretera. Las playas se llaman Rena di Levante (a la derecha si venimos de Santa Teresa) y Rena di Ponente (a la izquierda). El acceso, por lo tanto, es facilísimo... incluso hay unas pasarelas para llegar a la playa fácilmente (y un servicio de ducha de pago :O). Lo que no es tan fácil es el aparcamiento: No llegamos excesivamente tarde (según nuestro horario no, según horario italiano nos daríamos cuenta más tarde de que sí), y los coches ya plagaban los lados de la carretera, tanto por el lado de Santa Teresa como por el lado de Capo Testa, una vez pasado el istmo. Pasado el 'puente' hay un párking de tierra a cada lado. No estoy seguro, pero creo que el de la derecha era gratuito (estaba a reventar) y el de la izquierda era de pago (en este sí que había sitio). También había un pequeño descampado antes de cruzar, justo antes de llegar a la playa de Rena di Levante en el que, aparentemente, podríamos haber dejado el coche... de hecho lo llegamos a dejar, pero no nos fiamos porque vimos que algunos coches llevaban unas etiquetas en el parabrisas delantero y, como éramos novatillos en la isla, no sabíamos a ciencia cierta si tenía algo que ver con la zona para aparcar (y también nos extrañó que hubiera sitio, no nos vamos a engañar). Luego resultó que aparentemente se podía aparcar sin problemas porque al irnos ese descampado estaba llenísimo de coches :P. Los coches se extendían por ambos lados de la carretera antes de llegar a las playas. Finalmente, aparcamos en un hueco que nos encontramos, cerca de la playa, a un lado de la carretera.

En principio no teníamos decidido a qué playa íbamos a ir, pero al ver las dos la decisión fue sencilla: Rena di Ponente; la razón? Rena di Levante es pequeñita y había poca zona de arena. Esta decisión que tomamos nosotros fue la que tomó la inmensa mayoría de la gente que estaba por allí.

Nos instalamos en la arena blanca y, a disfrutar del primer día de playa. La verdad es que el agua estaba  muy limpia y no estábamos para nada agobiados por la cantidad de gente que había.




Rena di Ponente

Rena di Ponente

Rena di Levante

Rena di Levante

Tras pasar una mañana relajada (todo lo relajada que podía ser con una niña de dos años reclamando tu atención a cada momento para cualquier cosa), optamos por ir a comer por la zona... aquí ya sospechamos que se comía más temprano de lo que estábamos acostumbrados porque la gente antes de las 13:00 ya empezaba a sacar los bocatas y los tuppers... y lo vimos también el día anterior al comer completamente solos.

Sabíamos que había pocos sitios para comer por la zona, básicamente porque no está prácticamente habitada ni edificada, pero entre la información que conseguí recopilar antes de la salida y la que me dieron el día anterior en la oficina de turismo teníamos unos 3 sitios donde escoger: Uno de bocatas, uno megapijo y otro más 'normal', que era el que traíamos de casa y al que acabamos yendo, Bocche di Bonifaccio, que pertenece a un hotel que hay allí con el mismo nombre.


Para variar, entramos tarde (bueno, asumiremos que aún no nos hemos adaptado a los horarios italianos...). Se trata de un local muy austero en el que se sirve sobretodo pescado fresco. Pedimos un par de doradas con una ración de patatas. No nos costó caro, pero tampoco barato (parece que no hay nada barato aquí). El sitio tiene encanto como de 'estar por casa' y tiene unas vistas bien bonitas al mar.

Tras la comida decidimos, tal y como estaba en el planning, darnos una vuelta por el cabo a ver las famosas formaciones rocosas. 

En poco más de 5 minutos en coche ya estábamos al final de la carretera; a partir de ese momento hay que caminar y pasear por la zona. Justo donde acaba la carretera vimos otro de los sitios para comer que nos habían dicho en la Oficina de Turismo. Un lounge con unas vistas alucinantes y con mesas al aire libre.

Capo Testa - Cala Spinoza

Por la zona la verdad es que no hay mucho que hacer, o si... pasear, hacerse fotos, subir piedras, bajar piedras... La verdad es que es un sitio muy bonito, con muy buenas vistas y con formaciones rocosas curiosas.

Capo Testa

Capo Testa

Había algunas pequeñas calas a las que se podía acceder para bañarse...

Capo Testa

Capo Testa

Hay también un faro, aunque está totalmente cerrado el acceso y lo único para lo que se puede usar es para hacerle fotos :P (supongo que también servirá para los barcos...)

Faro - Capo Testa

La acción del viento en algunas zonas ha dejado rocas con formas curiosísimas.

Formaciones Rocosas - Capo Testa

Formaciones Rocosas - Capo Testa

Formaciones Rocosas - Capo Testa

Tras estar un buen rato moviéndonos por la zona decidimos volver al hotel, darnos una ducha y volver otro día a disfrutar una puesta de sol. Nuestra previsión inicial era quedarnos ahí hasta que fuera la hora, pero al estar tan cerca de hotel y como aún faltaba un buen rato para que llegara la hora (preguntamos en un chiringuito que había y nos dijeron que era hacia las 19.50), lo mejor era volver otro día; la pequeña ya había tenido bastante trote ese día...

Tras la ducha, y para no repetir zona de paseo, decidimos ir al Porto Turístico de Santa Teresa, que lo teníamos a unos 10 minutos caminando. Es un lugar bastante artificial, con restaurantes, tiendas y barcos (algunos de ellos con pinta de ser bastante caros). El sitio no tiene demasiado interés y está totalmente apartado de todo, así que es una visita totalmente prescindible si se tienen otras cosas que hacer; no obstante, es un sitio a valorar si se quiere ir a cenar, a tomar una copa en un ambiente tranquilo.

Santa Teresa di Gallura - Porto Turístico

Siguiente etapa, Archipiélago de la Maddalena... y pinta mal tiempo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario