jueves, 30 de abril de 2015

Una tarde de circo... Raluy

A continuación os dejo algunas escenas de la primera visita de nuestra pequeña al Circo. Fue con motivo de la Fira Modernista de Terrassa, durante la que el Circ Raluy (www.raluy.com) siempre instala su maravillosa carpa rodeada de sus majestuosos carros en el centro de la ciudad.


Coreografías rodantes

Acrobacias aéreas

El Cowboy...

El circo está muy bien porque es pequeñito y, estés donde estés, siempre se ve bien. El espectáculo es el típico de un circo sin animales (en Catalunya está prohibido desde hace poco, aunque hace tiempo que la mayoría los han eliminado), con alguna actuación curiosa, como el hombre láser.


El hombre láser

Cabré en esa cajita?

Vueltas, vueltas y más vueltas! Estas chicas, pese a su
juventud estaban en plena forma!

Equilibrios y un perrito ayudante

Ni que decir tiene que la niña ni parpadeaba, jaja... Fue bueno el experimento. Seguramente repetiremos en no mucho tiempo.

Despedida

miércoles, 29 de abril de 2015

Fira Modernista 2014 (II) - Tradiciones

Segunda entrega de lo vivido en la última Fira Modernista de Terrassa (aquí la primera entrega); en esta ocasión me he fijado en las tradiciones.

El Drac de Terrassa con su colla

Els Bastoners de Terrassa

Els Bastoners de Terrassa

El Drac de Terrassa en pleno baile

Un artesano trabajando el hierro

Els Gegantons Modernistes, que recorren la ciudad para disfrutar de la fiesta

martes, 28 de abril de 2015

Toulouse - Carcassonne - Etapa 4

Comenzaba nuestro último día de escapada; esa noche ya dormiríamos en casa. No obstante, teníamos planificado hacer algunas paradas y visitas mientras nos dirigíamos hacia Terrassa.

El día amaneció feo y lluvioso. Tras un desayuno muy casero servido por los propietarios de Les Florentines en el que se desvivieron dando atenciones a la pequeñaja de la familia, cargamos los bártulos y emprendimos el camino de vuelta.

La primera visita que íbamos a hacer en el día bajo una lluvia incansable fue Gorges de Galamus.  Se trata de un cañón por el que pasa el río Agly y que tiene un paso de montaña bastante estrecho (no permite el paso de dos coches de forma simultánea) con una longitud de unos dos kilómetros.

En realidad no se trata de un monumento propiamente dicho, pero las vistas que se ofrecen por el paso son espectaculares.

Gorges de Galamus - Inicio

Vistas desde el final del cañón; abajo a la derecha se observa
el Eremitorio de San Antonio

No está excesivamente lejos de Carcassonne y es una de las visitas diferentes que se pueden hacer por la zona (y que a mi me gustan tanto :P). Por supuesto, no se trata de un lugar desconocido, pues hay un buen número de coches que pasan en un sentido y en otro, pero tampoco es que sea algo multitudinario (y menos con el tiempo que hacía).

La siguiente parada en el viaje de vuelta era el pueblo de Lagrasse, considerado uno de los pueblos más bonitos de Francia. Aquí cometimos el fallo de no volver a pasar por Gorges de Galamus y coger la carretera; no hicimos caso al GPS y acabamos dando un vueltón considerable, por carreteras bastante malas. Tardamos más de hora y media en llegar al pueblo.

Llegábamos con el tiempo justo para comer (las 14.00); sabíamos que íbamos tarde y no teníamos ni idea de lo que nos íbamos a encontrar para comer. En la calle principal había varios restaurantes o similares, pero en ninguno nos dejaron comer; era tarde y estaban llenos. Esto era un imprevisto importante en nuestro día... como último recurso nos acercamos a un pequeño hotel que estaba algo retirado y, por suerte, pudimos comer allí. El lugar, llamado Hostelerie des Corbieres, ofrecía un menú por 25 euros que estaba delicioso; además, era un lugar muy agradable, amplio y con bonitas vistas. Fue, sin duda, la mejor comida de esta escapada (y la más cara, aunque no por mucho).

Tras reponer fuerzas y ya bastante más relajados, nos dimos una vuelta por el bonito pueblo; en estos lugares al final lo que toca hacer es callejear... pese a que no había mucho movimiento (por lo que sabemos en verano se llena bastante), era muy agradable pasear por sus tranquilas calles.






Plaza porticada



Al otro lado del río, pasando por el Pont Vieux (de 1303) se encuentra el lugar más conocido de este pueblo: La Abadía de Sainte Marie.

Río Orbieu

Pont Vieux

Por supuesto, esta abadía es 'visitable', pero si se quiere visitar entera hay que hacerlo con dos entradas diferentes; resulta que durante la Revolución Francesa fue dividida en dos partes y así se mantiene; una parte es gestionada por el Ayuntamiento y la otra por una comunidad de canónigos. Es curioso ver dos entradas diferentes, totalmente independientes; para no enfadar a nadie, no entramos en ninguna de las dos partes y nos quedamos dando un agradable paseo por sus alrededores.


Abadía de Lagrasse

Torre fortificada - Inacabada

A media tarde nos subimos al coche y hacia casa; en poco más de 3 horas (con parada tras pasar la frontera para reponer gasolina y estirar las piernas) estábamos en casa.


Siguiente capítulo: Conclusiones
Capítulo anterior: Etapa 3

Diario de viaje a Toulouse - Carcassonne: Inicio


lunes, 27 de abril de 2015

Enramades de Sallent (Barcelona) - 2014 (y II)

Segunda entrada con algunas imágenes más de la Festa de les Enramades de Sallent.

Más información sobre la fiesta en la primera entrada: enlace.








sábado, 25 de abril de 2015

Rubielos de Mora (Teruel)

Durante este pasado mes de agosto hicimos únicamente una escapada con unos amigos a un pueblecito de Teruel (Valbona); uno de los días de los que estábamos por allí nos escapamos al que es considerado uno de los pueblos más bonitos de España: Rubielos de Mora.

Os dejo aquí con algunas imágenes de este agradable y bonito pueblo.

ExColegiata de Santa María la Mayor

Portal de San Antonio (interior)

Adecentando la ventana

Otro de los pórticos que rodean el casco antiguo

viernes, 24 de abril de 2015

Instantáneas de Ámsterdam (I)

Algunas fotografías de nuestra escapada a Ámsterdam de hace algunas semanas

San Nicolás

Callejeando por Ámsterdam

Mercado de las Flores

Alkmaar, de camino al famoso mercado del queso

jueves, 23 de abril de 2015

Toulouse - Carcassonne - Etapa 3

Nuestra tercera etapa en tierras del sur de Francia iba a pasar en la bella ciudad de Carcassonne. Tras el desayuno nos metimos en el coche y emprendimos el camino; en poco más de una hora ya estábamos en la ciudad en un trayecto todo por autopista desde Toulouse.

El B&B que habíamos reservado estaba muy cerca de la entrada de la Cité y habíamos apalabrado dejar el coche en un párking de los dueños para no tener problemas de aparcamiento; no obstante, no nos hizo falta y aparcamos prácticamente en la puerta.

Tras una corta espera, descargamos el equipaje y nos instalamos en nuestra habitación de Les Florentines; una amplísima habitación con vistas a la muralla de la Cité. 

Dejamos los trastos y nos dirigimos a visitar la Cité; la entrada (Puerta de Aude) estaba a poco más de 5 minutos caminando.

Llegando a la entrada de la Cité



Nada más entrar, multitud de tiendas de souvenirs se mire donde se mire hace que 'desencante' un poco, pero es lo que hay en estos lugares tan turísticos...

Básicamente aquí se trata de pasear, perderse por las callejuelas y fijarse en los detalles.



En su interior se encuentra, entre otras cosas, el Castillo Comtal (entrada 8,5 euros aproximadamente,). Nosotros no entramos; en nuestros viajes de República Checa y Escocia ya vimos suficientes para una temporada!


Puente de Acceso al Castillo Comtal

Castillo Comtal


Hay multitud de tiendas, restaurantes... Todo muy enfocado al turismo; de todas formas, si te sales de las calles principales se está bastante tranquilo. Es curioso pensar que aquí aún viva gente.



Otro de los grandes elementos que se encuentra dentro de estas murallas es la Basílica de St Nazaire.


En su interior, pues lo típico de las iglesias... el altar, las vidrieras... (no soy muy experto en estos temas, la verdad). Eso sí, es bastante grande para el lugar en el que está.






Tras callejear y echar un vistazo también a las murallas y la palestra (espacio entre las murallas), nos pusimos a la busca y captura de un lugar que fuera 'decente' para comer; acabamos entrando en un restaurante llamado L'Ecu d'Or, viendo que había muchísimos restaurantes y todos parecían del mismo estilo (a la caza del turista). No fue la mejor comida de nuestra vida pero tampoco la peor; podéis echar un vistazo en tripadvisor, no sale muy bien parado, pero más que nada por el servicio; la comida no estaba mala.

Después de comer nos retiramos a nuestra habitación en el B&B. Llovía y la enana necesitaba descansar, así que como estábamos tan cerca, nos volvimos. 

Nuestra habitación (Mandarine) era muy grande y con vistas a la muralla de la Cité... Para acceder a ella había que hacerlo por unas escaleras bastante estrechas y el suelo era bastante ruidoso (crujía la madera), pero eran males menores; nos encantaba el sitio; y teníamos para hacernos un chocolate y todo!

Una vez la pequeña descansó y cuando parecía que el mal tiempo hacía un paréntesis decidimos volver a darnos una vuelta. Al rato estábamos en una cafetería de la Cité resguardándonos de un chaparrón alucinante.

La lluvia incomoda hacer ciertas cosas, así que al final nos decidimos a ir a buscar un lugar para cenar; llevábamos una guía Lonely Planet y la intención era ir a cenar al pueblo, siguiendo las recomendaciones de la guía. No obstante, la meteorología nos hizo cambiar los planes y acabamos cenando en la misma calle del B&B, en un lugar llamado Il Ponte Vecchio. Lo cierto es que fue una agradable sorpresa porque cenamos bastante bien en un ambiente muy casero.

Al acabar la cena, la mami y la enana se fueron hacia la habitación a descansar y yo me fui a hacer algo que es obligatorio si vienes a Carcassonne: Fotos de la Cité de noche.

Para haberme dejado el trípode en casa, no me quedaron del todo mal :P

La Cité de noche desde la ciudad

Callejón subiendo hacia la Cité

Esta fue nuestra última noche fuera de esta escapada... al día siguiente comenzábamos la bajada hacia Terrassa (visitando más cosas, claro!).


Siguiente capítulo: Etapa 4
Capítulo anterior: Etapa 2

Diario de viaje a Toulouse - Carcassonne: Inicio