miércoles, 8 de abril de 2015

Pasando el día en Granja Aventura Park (Viladecavalls)

Hace aproximadamente un año visitamos, junto a unos amigos, un parque de aventura cercano a Terrassa... concretamente en Viladecavalls. Todos, sobretodo los peques, nos lo pasamos en grande disfrutando de las diferentes zonas.



Durante estos días de Semana Santa, por casualidad, volvió a salir la posibilidad de visitar el parque y ver todas las mejoras que se habían hecho durante ese año que había pasado desde nuestra última visita.

Esperábamos que el día fuera, como mínimo igual de intenso para los peques con los que íbamos, pero no: se superaron las espectativas porque si antes el parque ya estaba bien, ahora está aún mejor.

Llegamos pasadas las 11 de la mañana (que es cuando abren, fines de semana y festivos) y, tal y como esperábamos, había mucha gente.


Haciendo cola para entrar...

La entrada al parque cuesta 9,90 euros para todos, exceptuando los niños con 2 años  y los adultos mayores de 65, que su tarifa es de 7,90 euros; para los niños menores de 2 años, la entrada al parque es gratuita.

El recinto es bastante grande y está dividido en diferentes zonas, que vamos a ir viendo poco a poco en este post.

Mapa del parque

En nuestra anterior visita nos quedó pendiente visitar la zona de los circuitos de aventura, así que comenzamos por aquí. Hay dos circuitos; uno para menores de 4 años y otro para menores de 12. En los dos hay puentes colgantes, pasarelas... y una tirolina. Los pequeñajos que llevábamos disfrutaron como unos locos, no había manera de sacarlos de ahí, y acabábamos de llegar!

Acceso a la zona de circuitos de aventura

Circuito Rojo; para mayores de 4 y menores de 12

Una cosa que nos gustó mucho es que siempre hay un monitor controlando que todo esté bajo control, en todas las zonas hay gente para ayudarte y vigilando.

Justo debajo de esa zona se encuentra el bar, en el que ahora se puede comer ya que disponen de diferentes menús (básicamente creo que se trata de bocatas y cosas así). Nosotros nos trajimos la comida y nos instalamos en una de las zonas de pícnic. Esta es otra de las mejoras: hay más zonas de pícnic donde poder comer. Un pequeño detalle a tener en cuenta es que, por razones de seguridad, no se pueden entrar bebidas, así que hay que comprarlas en el bar...

Zona del bar, con mesas para comer

Otra zona de pícnic, cerca de la granja

Después de comer lo primero que hicimos fue ir a apuntarnos para hacer un taller especial con motivo de Semana Santa: pintar un huevo de Pascua.

Mientras llegaba el momento de ir a hacer el taller nos dirigimos hacia la granja. Justo enfrente, otra de las novedades: Las lianas y las tirolinas grandes. Estos espacios ya son para más mayores (a partir de 6 años) e incluso los adultos pueden hacer uso (doy fe: Las tirolinas son muy divertidas :P)


Las Lianas, con la granja al fondo

El acceso a la Granja es totalmente libre e, incluso, se pueden entrar a tocar diferentes animales de forma independiente (anteriormente había que hacer un taller e ir acompañado de un monitor). Si los peques se atreven y los animales se dejan, es posible tocar cabras, ovejas, gallinas y algún cerdito. Además de esos animales, también hay una vaca (que creo que hace poco que vive aquí), un poni, un caballo, burros, pavos reales, patos, perros, y creo que algo más... pero ninguno de estos se puede tocar.


Acceso a la zona de la granja

Área de los conejitos
La vaca

Zona para pintar, jugar...

Una fuente para refrescarse!

Justo al lado de la granja nos encontramos con el Petit Amfiteatre, en el que se hacen charlas tanto para los pequeños como para los no tanto sobre los animales. Aquí no pudimos venir... el día no da para tanto!


Pequeño anfiteatro

Castillo


Al que sí que fuimos fue al Taller de Animales Exóticos: Interesantísimo, tanto para pequeños como para adultos! Manolo nos enseñó algunos arácnidos, lagartos y reptiles y nos explicó un poco de ellos: Su origen, de qué se alimentan, cómo se comportan... 


El Escorpión fue lo primero que vimos

Y de las cosas más interesantes del taller, tocarlos. No, no hagáis PUAJ, que los tocaron casi todo el mundo... y entre los que menos tocaron estaba nuestra pequeñaja, que solo se atrevió con una serpiente roja. Con la idea de quitar un poco el temor ante estos animales, Manolo nos animó a que todos los tocáramos y actuáramos con naturalidad (algunos lo de la naturalidad no lo tuvieron muy claro... :P)


Tocando un lagarto

Una serpiente en primer plano

Cuando acabó este taller los peques fueron a realizar el taller del huevo de pascua; desde la granja se iba a la zona de las gallinas, se recogían los huevos y luego, tras vaciarlos (esto tiene su miga), cada niño o niña lo pintaba a su gusto.

Vaciando el huevo...

En pleno derroche artístico!

Finalmente fuimos a visitar la parte del huerto, en el que también se hacían diferentes talleres relacionados con la horticultura y también uno de pintar caras. Cuando nosotros llegamos ya había acabado todo, pero nos dimos un agradable paseo enseñando a los pequeñajos lo que había plantado.


Acceso a la zona del huerto
Huerto
Al final de la zona del huerto está el Mercado





A eso de las 18.00 subimos de nuevo a la zona de los circuitos que tanto éxito habían tenido y dejamos a los niños que acabaran de gastar las pocas pilas que les quedaban... Con esto acabó un fantástico día, y al ladito de casa!


Ya para finalizar, algunos comentarios:

- El acceso con cochecito a veces no es muy cómodo, así que hay que tomárselo con un poco de calma o ir con alguna mochila portabebés. Al fin y al cabo, estás en plena naturaleza

- Si hay que apuntarse a algún taller y realmente os interesa, hacedlo cuanto antes mejor; si hay mucha gente, las plazas se acaban rápido.

- Hay servicios adaptados para bebés repartidos por todo el parque.



Os dejo su web, donde encontrareis toda la información: Granja d'Aventura Park




No hay comentarios:

Publicar un comentario