viernes, 27 de noviembre de 2015

Viaje a Croacia - Un paseo por Trogir

Trogir es una de esas muchas pequeñas joyas que esconde la costa croata. Más concretamente su casco antiguo, que se encuentra en una pequeña isla en el estrecho canal que separa la isla de Ciovo de tierra firme.

Turisteando :D
La ciudad se encuentra a poco unos 40 minutos de Split, muy cerca del aeropuerto. La mejor alternativa que encontramos para aparcar fue hacerlo en un párking público situado cerca de la estación de autobuses, al lado de un mercado, a 10 HRK la hora. El acceso al casco antiguo se hace a través de un puente peatonal (no muy habilitado para cochecitos que digamos) que atraviesa un canal.

El centro de Trogir es pequeñito y en medio día se visita tranquilamente. Nosotros fuimos una abrasadora mañana desde Split y después de comer ya nos volvíamos. Lo ideal es perderse por sus callejuelas empedradas deleitándose con la multitud de edificios románicos y renacentistas de la época veneciana que hay por todos sitios, lo que hizo que la Unesco la incluyera en su directorio de Patrimonio Mundial.

En el centro de esta pequeña isla se encuentra el ayuntamiento (con la oficina de turismo) y la Catedral de San Lorenzo, a la que no entramos; por lo que decía nuestra guía de viaje, vale la pena su visita, pero no teníamos muchas ganas de pagar y tener que ir persiguiendo a los pequeñajos por la iglesia :P.

Campanario de la catedral


La entrada a la catedral, con Adán y Eva desnudos a cada lado :O


Al final del paseo marítimo (en el que acostumbran a haber yates y barcos imponentes) se encuentra la Fortaleza de Kamerlengo, un edificio muy vistoso en el que vivía el Gobernador de Trogir durante la dominación veneciana. En lugar de visitarla, nos quedamos al lado, en un pequeño parque infantil… no duramos mucho porque hacía un calor insoportable, así que nos fuimos a comer al restaurante del Hotel Trogir, donde nos trataron fantásticamente y comimos a un precio razonable.

El paseo marítimo con la fortaleza al fondo


La Fortaleza de Kamerlengo

Si tenéis un hueco en vuestra estancia por los alrededores de Split, vale la pena darse un paseo. Además, es posible ir en barco de una ciudad a la otra, pero no tengo mucha más información al respecto.


Capítulo Anterior: Parque nacional de Krka
Siguiente capítulo: Descubriendo Split

Diario de viaje a Croacia: Inicio

jueves, 19 de noviembre de 2015

Viaje a Croacia - Parque Nacional de Krka

Durante nuestro viaje a Croacia teníamos previsto visitar dos Parques Nacionales de los 8 que tiene el país. Tras visitar el fantástico Parque nacional de los Lagos de Plitvice días atrás, en esta ocasión tocaba el de Krka.

Este parque se encuentra no muy lejos de Sibenik (a poco más de 15 minutos en coche), así que si se quiere visitar este parque no es una mala idea tomar como base esta bella ciudad (que también visitamos días atrás). Nosotros fuimos desde Split, que era donde estábamos alojados por autopista (de peaje) y tardamos poco más de una hora.

La estructura de este parque es algo 'peculiar' porque se encuentra repartido por el curso del río Krka. Así pues es normal que para ir de una zona a otra haya que coger un barco lanzadera o desplazarse en coche. El parque tiene cinco entradas principales: Las más importantes son Skradin y Lozovac (sur); las otras tres son Roski Slap, monasterio de Krka y Burnum.

La entrada principal al parque (Lozovac) es donde está el párking (que es gratuito!) situado al sur, cercana a una de las atracciones más conocidas: Skradinski Buk, una fantástica cascada de 800 metros de longitud con zona habilitada para el baño.

Tras comprar la entrada (110 HRK adultos, 80 HRK niños mayores de 7 años) se coge un autobús que te lleva al comienzo del recorrido (desde Skradin el recorrido se hace en barco). Desde ahí, mediante un mapa, se pueden escoger las diferentes rutas a hacer; en este caso, básicamente son recorrer las pasarelas y acabar en la zona de baño con la cascada Skradinski Buk al fondo, coger un barco para ir hasta el monasterio de Visovac o llegar hasta Roski Slap (ambas en barco). Con la entrada general se tiene acceso a todas las áreas del parque (incluyendo las que no están conectadas), pero también es posible comprar entradas 'reducidas' por separado en las diferentes entradas si se quieren visitar solo partes concretas del parque. Los trayectos en barco (excepto el de Skradin a Skradinski Buk) son de pago adicional. La lista de precios completa la podéis consultar en este enlace.


Vistas desde las pasarelas


Nos habría gustado visitar tanto las cascadas de Roski Slap como el monasterio de Visovac, pero los barcos que hacían esos trayectos ya estaban completos hasta después de comer y las rutas eran de 2 – 3 horas... Por esta razón decidimos quedarnos en el área de Skradinski Buk, recorrer las pasarelas (unos 2 kms, con un único camino posible) y acabar en la fantástica zona de baño.


Bañarte aquí es un lujazo...

El recorrido por las pasarelas acaba en una enorme explanada con tiendas varias, bares y restaurantes que hacen su 'agosto' con la multitud de visitantes que recibe este parque.


... aunque muy íntimo no es.


Comimos bajo una sombra e, inmediatamente, nos fuimos a bañar. Sobretodo, llevad cangrejeras o similares porque es imposible (y una imprudencia?) entrar al agua sin ellas... Y no dejéis de bañaros! Es una gozada poderse bañar en un entorno así, con las cascadas casi al alcance de la mano (o no tanto... que no te puedes acercar porque está prohibido por seguridad) y hasta da igual que haya mucha gente (que la hay!)... Nos encantó! Nos quedamos, como la mayoría de la gente, justo delante de la cascada, pero la zona de baño se extiende más a la derecha, al otro lado de la pasarela que cruza, donde hay mucha menos gente (y sin tener unas vistas tan impresionantes).


Al otro lado de la pasarela hay mucha menos gente


Tras un buen rato en remojo tocaba recoger los bártulos y acabar el recorrido hasta donde recoge el autobús para devolverte a la zona de las taquillas. Durante el camino hasta la parada del bus, más fotos panorámicas, paisajes curiosos y fuentes varias.


Panorámica ya de camino al bus

Como ya he dicho anteriormente, en este parque puedes pasar un día entero visitando los diferentes puntos en los que se divide. Nosotros, pese a habernos quedado en la parte más 'cercana', salimos encantados. Sin duda, fue una de las mejores experiencias del viaje. Si hubiéramos tenido más tiempo, muy posiblemente habríamos visitado el monasterio de Visovac (ubicado en una pequeña isla) o Roski Slap (unas curiosas cascadas ...).

Tenéis más información en la web oficial del parque.



Capítulo Anterior: Callejeando por Sibenik
Siguiente capítulo: Un paseo por Trogir

Diario de viaje a Croacia: Inicio

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Festival infantil "El més petit de tots"



No hace muchos días, de pura casualidad, me enteré de la existencia de un festival infantil que se celebra por toda Catalunya... y que estaba a punto de comenzar la 11ª edición! Se trata del Festival Internacional de Artes Escénicas «El més petit de tots» (el más pequeño de todos) y está dirigido específicamente a niños y niñas entre 0 y 5 años.


Entradas agotadas!

El festival comienza con una fiesta inaugural en el Teatre Principal de Sabadell, pero ni mucho menos se queda estático; durante las dos semanas que dura también hay actuaciones en Igualada, Barcelona, Lleida, Olot, Sant Cugat, Tordera, Granollers, Tarragona y hasta en Benicàssim. Comenzó el pasado 7 de noviembre y finaliza el 22, así que hay muchos días para buscar un hueco y acercarse a una de las muchas actividades que se realizan.

Tienen cabida todas las vertientes artísticas: danza, música, teatro, espectáculos luminosos o una combinación de ellas. Todas con un elevado nivel artístico. Cada una de estas representaciones tiene y con los más pequeños como eje central; en ningún caso son actuaciones para mayores de 5 años, e incluso hay algunas que están específicamente diseñadas para bebés de menos de dos años.

Si queréis estar informados de todas las actividades que se realizan no dudéis en visitar la página web del festival y comprad las entradas lo antes posible si estáis interesados en algún espectáculo (si quedan, claro...).


Baboo Experience! Discoteca!!

A bailar!


Nosotros tuvimos la suerte de asistir a la fiesta de inauguración y nos lo pasamos genial. El teatro ocupa todos sus espacios con diferentes actividades; en el escenario, Baboo Experience, una baby-discoteca con proyecciones cenitales; en la primera planta, Lo Carrofil, una atracción de feria bien pintoresca a cargo de la compañía Efímer, y ya por último, Pepino Pascual & Co en la última planta, ofreciendo conciertos en pequeño formato.


La 'taquilla' de Lo Carrofil

Lo Carrofil desde arriba

No podía faltar una zona de descanso para los más pequeños con cambiadores, mesas y sillas y multitud de cuentos.

La fiesta fue desde las 11.00 hasta las 13.30... y realmente pasó volando, nuestros hijos disfrutaron mucho y no se querían ir!! Solo hubo una pequeña pega: hacía mucha calor (supongo que no estaba previsto que hiciera un día tan 'primaveral'), pero lo perdonamos porque lo pasamos en grande!


Pepino Pascual & Co

El público... atento al concierto.
Nos apuntamos esta fecha ya en nuestra agenda de actividades a realizar en familia!

jueves, 5 de noviembre de 2015

Viaje a Croacia - Callejeando por Sibenik


Tras nuestra corta experiencia en la bella ciudad de Zadar (crónica aquí), nos desplazamos hasta la no menos bella Sibenik, una de las ciudades más interesantes de la zona. Como curiosidad, destacar que fue la 3ª ciudad del planeta en tener un sistema de alumbrado con corriente alterna gracias a una de las primeras plantas hidroeléctricas que es instalaron en el mundo (creo que fue la segunda tras la del Niágara), concretamente en el río Krka, en el año 1895.

Para ir de Zadar a Sibenik en coche se puede ir básicamente de dos formas: por la autopista (de peaje) que va por el interior o por la carretera de la costa, en la que se invierte un poco más de tiempo pero que permite disfrutar de unas vistas envidiables; evidentemente, nos decantamos por esta opción y tardamos aproximadamente una hora y media en llegar.

Tras dar algunas vueltas en coche por los alrededores del centro (con unas callejuelas que no invitan demasiado a hacerlo) y después de ver algunos parquings a 10 HRK la hora, dimos con uno muy bien situado por solo 6 HRK la hora; se encuentra entre un mercado y la estación de autobuses y a escasos 10 minutos del casco antiguo de la ciudad.


Uno de los accesos al casco antiguo


La plaza en la que se encuentra la Catedral de San Jaime



Visitamos la catedral de San Jaime, patrimonio mundial por la Unesco (15HRK para entrar); dicen de ella que es la mayor iglesia del mundo armada solo con piedra, sin soportes de ladrillo o madera, aunque la visita fue algo deslucida por estar en restauración. Su exterior también merece ser observado con atención porque tiene muchos detalles...


Una de las entradas a la catedral, con
Adán y Eva escondiendo sus 'vergüenzas'

Pese a que nos dijeron (una familia con niños que nos cruzamos en el párking) que podíamos ir en cochecito por el centro, no es lo más adecuado. No hay muchas escaleras en la parte inferior, pero conforme se va subiendo hacia la zona de la fortaleza van apareciendo.

Es una ciudad fantástica para callejear



Después de comer fuimos subiendo hasta llegar a la Fortaleza de San Miguel donde las vistas son impresionantes (la mami se quedó con el pequeño esperando, ya estábamos hartos de subir escaleras con el cochecito... y luego habría que bajarlas). No entramos en el recinto, así que no os puedo contar mucho de él; lo único que sé es que cuesta unos 35 HRK para entrar (20 HRK para los niños).

Escaleras de subida a la Fortaleza


Vistas desde el exterior de la Fortaleza

Más o menos hacia las 17.00 salimos hacia el que sería nuestro próximo destino: Split, a una dos horas en coche.


Capítulo Anterior: Qué ver en Zadar
Siguiente capítulo: Parque Nacional de Krka

Diario de viaje a Croacia: Inicio