jueves, 19 de noviembre de 2015

Viaje a Croacia - Parque Nacional de Krka

Durante nuestro viaje a Croacia teníamos previsto visitar dos Parques Nacionales de los 8 que tiene el país. Tras visitar el fantástico Parque nacional de los Lagos de Plitvice días atrás, en esta ocasión tocaba el de Krka.

Este parque se encuentra no muy lejos de Sibenik (a poco más de 15 minutos en coche), así que si se quiere visitar este parque no es una mala idea tomar como base esta bella ciudad (que también visitamos días atrás). Nosotros fuimos desde Split, que era donde estábamos alojados por autopista (de peaje) y tardamos poco más de una hora.

La estructura de este parque es algo 'peculiar' porque se encuentra repartido por el curso del río Krka. Así pues es normal que para ir de una zona a otra haya que coger un barco lanzadera o desplazarse en coche. El parque tiene cinco entradas principales: Las más importantes son Skradin y Lozovac (sur); las otras tres son Roski Slap, monasterio de Krka y Burnum.

La entrada principal al parque (Lozovac) es donde está el párking (que es gratuito!) situado al sur, cercana a una de las atracciones más conocidas: Skradinski Buk, una fantástica cascada de 800 metros de longitud con zona habilitada para el baño.

Tras comprar la entrada (110 HRK adultos, 80 HRK niños mayores de 7 años) se coge un autobús que te lleva al comienzo del recorrido (desde Skradin el recorrido se hace en barco). Desde ahí, mediante un mapa, se pueden escoger las diferentes rutas a hacer; en este caso, básicamente son recorrer las pasarelas y acabar en la zona de baño con la cascada Skradinski Buk al fondo, coger un barco para ir hasta el monasterio de Visovac o llegar hasta Roski Slap (ambas en barco). Con la entrada general se tiene acceso a todas las áreas del parque (incluyendo las que no están conectadas), pero también es posible comprar entradas 'reducidas' por separado en las diferentes entradas si se quieren visitar solo partes concretas del parque. Los trayectos en barco (excepto el de Skradin a Skradinski Buk) son de pago adicional. La lista de precios completa la podéis consultar en este enlace.


Vistas desde las pasarelas


Nos habría gustado visitar tanto las cascadas de Roski Slap como el monasterio de Visovac, pero los barcos que hacían esos trayectos ya estaban completos hasta después de comer y las rutas eran de 2 – 3 horas... Por esta razón decidimos quedarnos en el área de Skradinski Buk, recorrer las pasarelas (unos 2 kms, con un único camino posible) y acabar en la fantástica zona de baño.


Bañarte aquí es un lujazo...

El recorrido por las pasarelas acaba en una enorme explanada con tiendas varias, bares y restaurantes que hacen su 'agosto' con la multitud de visitantes que recibe este parque.


... aunque muy íntimo no es.


Comimos bajo una sombra e, inmediatamente, nos fuimos a bañar. Sobretodo, llevad cangrejeras o similares porque es imposible (y una imprudencia?) entrar al agua sin ellas... Y no dejéis de bañaros! Es una gozada poderse bañar en un entorno así, con las cascadas casi al alcance de la mano (o no tanto... que no te puedes acercar porque está prohibido por seguridad) y hasta da igual que haya mucha gente (que la hay!)... Nos encantó! Nos quedamos, como la mayoría de la gente, justo delante de la cascada, pero la zona de baño se extiende más a la derecha, al otro lado de la pasarela que cruza, donde hay mucha menos gente (y sin tener unas vistas tan impresionantes).


Al otro lado de la pasarela hay mucha menos gente


Tras un buen rato en remojo tocaba recoger los bártulos y acabar el recorrido hasta donde recoge el autobús para devolverte a la zona de las taquillas. Durante el camino hasta la parada del bus, más fotos panorámicas, paisajes curiosos y fuentes varias.


Panorámica ya de camino al bus

Como ya he dicho anteriormente, en este parque puedes pasar un día entero visitando los diferentes puntos en los que se divide. Nosotros, pese a habernos quedado en la parte más 'cercana', salimos encantados. Sin duda, fue una de las mejores experiencias del viaje. Si hubiéramos tenido más tiempo, muy posiblemente habríamos visitado el monasterio de Visovac (ubicado en una pequeña isla) o Roski Slap (unas curiosas cascadas ...).

Tenéis más información en la web oficial del parque.



Capítulo Anterior: Callejeando por Sibenik
Siguiente capítulo: Un paseo por Trogir

Diario de viaje a Croacia: Inicio

2 comentarios:

  1. Hola Oscar, estoy siguiendo tu diario, porque este verano me voy con mi marido y mi peque de 1 año a Croacia, por lo que te voy a ir haciendo alguna pregunta a lo largo del blog, si no te importa.
    la primera de ellas, no hay problema por dejar las maletas en el coche y visitar este parque?
    coincide con el cambio de apartamento y habrá que dejar las maletas en el coche. Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tamara.

      Ningún problema en que me preguntes cosas... encantado de ayudar!

      No hay problema en dejarlas en el coche. Nosotros en este caso no lo hicimos, pero en otros sí... Con las precauciones habituales debería ser suficiente (no dejar a la vista cosas, etc).

      Llevad bañador y algo para los pies!

      Eliminar