viernes, 22 de enero de 2016

Navidad en PortAventura (I)

Me gustan mucho los parques temáticos y PortAventura es uno de mis favoritos, pero entre unas cosas y otras hacía ya varios años que no lo visitábamos, desde antes de convertirnos en padres.

Hace algunos meses visitamos el parque de atracciones de Barcelona, el Tibidabo, (aquí tenéis el post) y tanto nuestra hija mayor como nosotros nos lo pasamos muy bien así que empezamos a valorar una visita a un parque temático, y no podía ser otro que este del que os hablo hoy. Empezamos a mirar qué requisitos de acceso había en las distintas atracciones infantiles y analizamos detalladamente todo lo que había en Sésamo Aventura.



Teníamos la idea de visitarlo en la época navideña y, casualidades de la vida, el pasado octubre nos encontramos una oferta para pasar el fin de semana en PortAventura. Consistía en una noche en el Hotel PortAventura en régimen de Alojamiento y Desayuno y entrada al parque dos días (sábado y domingo) por 59,50 euros los adultos y 28 los mayores de 2 años, así que no dudamos en reservar.


Llegada y toma de contacto


Llegamos al recinto del parque algo más tarde de las 10.30; lo primero con lo que nos topamos fue con una cola importante para acceder al hotel y tras ella, el párking principal del mismo casi lleno; aquello parecía una lucha por encontrar el último aparcamiento… no vale la pena: hay otro párking cercano que nos permitirá aparcar cómodamente. Todo está muy bien señalizado y el párking del hotel es gratuito para los huéspedes.

Después de realizar el check-in en el Hotel PortAventura (también con una cola de gente considerable) y pasearnos por los interminables pasillos, llegamos a nuestra habitación: dos camas king-size, un sofá cama y una cuna de viaje para el más pequeño. Todo el equipamiento de la habitación estaba bastante bien, adecuado a la categoría del hotel (4*).

Una de las mejores cosas que tiene este hotel respecto a otros de los que dispone el parque es que tiene acceso directo al parque; de los 5 que hay, tan solo en el que nos alojábamos y el Hotel Gold River lo tienen; sirve para algo? Lo cierto es que sí, es un ahorro de tiempo considerable para entrar ya que no hay colas. El acceso al parque y a las habitaciones se hace con unas tarjetas personalizadas para cada uno.



Ambientación del parque


El parque está muy bien ambientado en la navidad. Abundan los adornos, totalmente integrados en función de la zona del parque en la que nos encontremos pero no se abusa de ellos. En cuanto a los espectáculos, muchos están adaptados a la época navideña e incluso hay restaurantes que se transforman para reconvertirse en un Posada de Gnomos (comida con espectáculo).



Muy agradable también son las animaciones, los personajes disfrazados o aquellas actuaciones ‘callejeras’ que te encuentras en cualquier sitio del parque o amenizando alguno de los restaurantes. Todo con la Navidad como eje central.



Moverse por el parque


La inercia al entrar el parque es hacer lo que acaba haciendo la mayoría: irse hacia la Polinesia, así que por qué no salirse de esa normalidad para disfrutar de muchísima menos gente? Mientras esperábamos a unos amigos en la entrada de Sésamo Aventura (justo entre Polinesia y China) pudimos observar que la gran mayoría de visitantes se quedaba ahí… nosotros optamos por seguir hasta la China y os puedo asegurar que estábamos prácticamente solos. Pudimos montarnos en Shambhala haciendo únicamente 5 minutos de espera. 


El acceso al Shambhala

Seguramente si en lugar de ir hacia esa zona nos hubiéramos dirigido hacia el Oeste y México la afluencia de gente habría sido similar o incluso menor.

También utilizamos alguna que otra vez el tren de la Mediterrànea para desplazarnos entre una zona y otra del parque y ahorrarnos unas buenas caminatas.

El parque está perfectamente adaptado para todo el mundo y se puede ir con cochecito (propio o alquilado) sin complicación alguna. Únicamente hay que tener en cuenta que es un sitio grande y algunas distancias pueden ser largas.

Y hasta aquí la primera parte de esta escapada. Seguiré contando más sobre nuestra estancia en PortAventura en el siguiente post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario