viernes, 26 de febrero de 2016

Con peques se puede cumple un año!

Hoy este humilde blog cumple su primer año de vida... hace un año que publicaba el primer post (que podéis releer aquí). Cómo pasa el tiempo!




Como muchos de vosotros sabéis, hace bastante tiempo que ya estoy por la blogosfera paternal (aquí mi otro blog), pero no fue hasta hace un año que me decidí finalmente a crear un blog exclusivo de viajes y actividades en familia para separar contenidos y focalizar mejor el alcance de lo que se trata en cada uno de ellos.

Si echo la vista atrás no puedo estar más satisfecho de haber tomado aquella decisión. Ahora, aunque tengo algo más de trabajo que antes, tengo dos proyectos totalmente diferenciados y que funcionan cada uno a su ritmo y cada uno con sus seguidores, a los que, por supuesto, no puedo más que agradeceros que estéis ahí!

El tiempo del que dispongo es limitado y voy al ritmo que puedo, pero aún tengo en la mochila muchos viajes que contar: Pasados (Roma, Londres, Escocia, Argentina, República Checa...) y futuros. Muchas actividades infantiles y en familia que explicar y muchas experiencias por vivir que también os contaré.

Durante este año os he explicado y dado consejos sobre viajar con niños a Cerdeña, Menorca, Ámsterdam, Toulouse y Carcassonne y Croacia. También os he hablado de la Fira de l'Aixada de Manresa, de Granja Aventura Park, de Roures Parc, del Festival el Més petit de tots, del Petits! Grans! Llibres, de Navidad en PortAventura y alguna que otra cosa más. Yo creo que no está nada mal, no?

20.000 páginas vistas, 500 seguidores en Twitter, más de 240 en Facebook, 120 en Instagram (la última incorporación!)... son números humildes comparados con otros sitios de viajes pero son mis números y estoy contento por haber llegado hasta aquí y por poner mi granito de arena en explicar que sí, con peques se puede.

Gracias por estar ahí!
 

miércoles, 17 de febrero de 2016

Viaje a Croacia - Dubrovnik: Dónde dormir y cómo desplazarse

Dubrovnik es una ciudad mundialmente conocida por su fantástica ciudad antigua, por sus murallas imponentes y por sus callejuelas empedradas. Desde hace algún tiempo también se ha hecho muy popular por ser uno de los escenarios principales de la serie Juego de Tronos. 



El precio de la fama la hace parada obligada de muchos cruceros que surcan el mediterráneo y sufre masificación considerable en determinados momentos del día. Y todo esto hace que… no sea una ciudad barata.


Dónde alojarse y cómo llegar al centro

Llegar en coche hasta la ciudad antigua de Dubrovnik es algo así como una locura: no hay sitio para aparcar, los pocos párkings que hay son carísimos (4 veces más caros comparados con lo que es habitual en otras partes del país) y siempre hay un caos considerable para circular por los alrededores de las murallas.

De la misma forma, alojarse dentro de la zona amurallada es prohibitivamente caro y en sus alrededores también. La mayoría de los ‘mortales’ optan por alojarse en otras áreas y llegar al casco antiguo en transporte público. Nosotros también lo hicimos así y cogimos un apartamento (puedes verlo aquí) en Lapad, a unos 10-15 minutos en autobús. Es una zona en la que abundan alojamientos de todos los tipos, muchos servicios, tiene playa cerca y hay buena comunicación con el centro. Y, por supuesto, los precios son algo más razonables (no dejemos de lado que Dubrovnik es caro, sí o sí).


La zona de Lapad queda en la península


Lo mejor para llegar al centro desde esta zona, tal y como he comentado antes, es hacerlo en autobús. Y lo más económico es hacerse con un bono de bus (hay taquillas que los vendes en algunas paradas del bus y creo que también se pueden comprar en los quioscos); hay de varios tipos y hasta el billete sencillo es más económico que comprarlo una vez subidos. Lapad, al ser una zona muy concurrida por turistas hace que haya bastantes colas para coger el bus así que un poco de paciencia. Tampoco es nada crítico porque la frecuencia de paso es bastante elevada. El bus deja justo delante de la entrada a la ciudad antigua, con sus imponentes murallas a pocos pasos.


Mapa con las líneas de bus


Si acabáis necesitando un descanso de tanto turista, de tanto abarrotamiento y salir un poco del ‘meollo’ de la ciudad antigua, la zona de Lapad es un buen sitio porque tiene de todo; hay gente pero todo es mucho más tranquilo, hay multitud de bares donde sentarse tranquilamente y todo ello a precios razonables. También hay farmacias, supermercados y una playa al final del paseo principal.



Capítulo Anterior: Ston y su muralla
Siguiente capítulo: Dubrovnik. Conociendo la ciudad.

Diario de viaje a Croacia: Inicio

jueves, 11 de febrero de 2016

Viaje a Croacia - Ston y su muralla

Ston es una pequeña ciudad que se encuentra a medio camino entre Dubrovnik y Orebic -(uno de los puertos de acceso a Korcula) , justo en el istmo que une la península de Peljesac con el continente; es una pequeña localidad famosa por su imponente muralla y por sus ostras y mejillones.



Tramo de muralla

Dicen de su muralla que es la más larga de Europa en pie y la segunda más larga del mundo tras la de China que se mantiene en buenas condiciones, y es algo que se aprecia al acercarse a la ciudad. Tiene 5,5 kms y está restaurada, hecho que hace posible su visita en un tramo bastante largo. En un principio contaba con 40 torres y 5 bastiones, aunque en la actualidad no es así… 


Este primer tramo es el que está mejor. Muy sencillo.

Llegamos a la hora de comer y aparcamos justo al lado del centro, en un párking descubierto que era gratuito (me da que no lo va a ser durante mucho tiempo porque estaban instalando parquímetros). Inmediatamente nos fuimos a comer, en busca del restaurante Stagnum, recomendado en nuestra Lonely Planet. El lugar fue todo un acierto porque comimos estupendamente y con una atención exquisita. Como no podía faltar, degustamos unos fantásticos mejillones (las ostras no son de nuestra devoción).


Las fantásticas vistas de las salinas
Después de comer, y con un calor considerable nos dirigimos hacia una de las entradas a la muralla. En esta ocasión decidimos que lo mejor era que la visita la hiciera yo solo… Luego pude constatar que fue una buena idea. La parte que rodea Ston es bastante sencilla, pero la que discurre colina arriba hacia Mali Ston ya no está en tan buen estado y es bastante cansado hasta para ir una persona sola… no obstante, las vistas desde lo alto son fantásticas, pudiendo ver la totalidad del pueblo así como las extensas salinas, también bastante conocidas y en las que se puede ‘trabajar’ extrayendo sal como una actividad turística más.


Subiendo la montaña

Como iba rápido recorrí la muralla bastante rápido y aún así no llegué hasta el final (el cercano pueblo de Mali Ston). Para que os hagáis una idea, estuve algo más de una hora, así que creo que en unas dos horas da tiempo a recorrerla entera y luego regresar por un camino normal (volver por la muralla es más rato, seguro).


Otra fantástica panorámica

Ston no se trata de una ciudad con excesivo turismo, y quizás esta también sea una razón que la hacen merecer una visita. Y no todos los días puede uno recorrer una muralla histórica...



Capítulo Anterior: ¿Qué hacer en Korcula?
Siguiente capítulo: Dubrovnik. Dónde alojarse y cómo desplazarse.

Diario de viaje a Croacia: Inicio

miércoles, 3 de febrero de 2016

Navidad en PortAventura (II)

En el post anterior os explicaba cómo moverse por el parque y qué hacer al llegar. En este os contaré algo más sobre las atracciones y cómo es un poco pasar el día en él.

Durante la época navideña (que en 2015 ha sido desde el 21 de noviembre hasta el 06 de enero de 2016) el parque abre de 10 a 19 horas y os puedo asegurar que pasa muy rápido; sobretodo el sábado, que mientras llegas al hotel, descargas y entras al parque ya casi es la hora de comer…


Atracciones y espectáculos

La gran mayoría de atracciones del parque están abiertas a excepción de las de agua (aunque los rápidos sí que lo estaban); esto no significa, no obstante, que todas entren en funcionamiento desde el mismo momento en el que abren el parque; había alguna de ellas que no empezaban a funcionar hasta las 12.00 y alguna incluso más tarde.


Uno de los espectáculos de SésamoAventura
Las colas más largas que había eran en las atracciones infantiles, sobretodo en algunas de Sésamo Aventura y también en la del bosque encantado en el que, tras un recorrido por unos lugares mágicos, se acaba conociendo a Papá Noel. En las de adultos hay esperas de 10 - 15 minutos como máximo en la mayoría y en algunas ni eso.

Interior del Bosque Encantado

 Para los espectáculos pasa algo parecido; nos decidimos por ver el espectáculo de burbujas (Winter Magic Bubblebou) que se hacía en el Temple Màgic Jing-Chou y pudimos entrar justo en el momento en el que cerraban las puertas… eso en otras épocas es totalmente impensable.


Winter Magic Bubblebou


Espectáculo de cierre

Cuando el parque está a punto de cerrar (a las 18.45) comienza La parada de Navidad: una gran cabalgata que recorre la ruta principal de la Mediterrània por la que van pasando todos los personajes del parque. Cuando toda la comitiva ya ha pasado la atención se centra en el lago, donde continúa el espectáculo con la llegada de los Emisarios Reales. Lo mejor es ponerse en un lugar en el que se vean bien las dos cosas (un buen sitio es cerca de la entrada, donde están los ‘barcos’ amarrados y también hacia la izquierda de ellos). Al principio del espectáculo hay que estar de espaldas al lago y luego girarse; es bonito, así que no conviene perdérselo. 


La Parada de Navidad


Todos los personajes desfilan!

La llegada de los Emisarios

Qué hacer en el hotel

Cuando el parque cerró nos planteamos qué hacer: o quedarnos en el hotel a cenar o coger el coche y acercarnos a Salou (a 5 minutos en coche). En el hotel hay varios restaurantes; un italiano, varios buffets y un Caffe di Roma. Decidimos quedarnos allí para evitar tener que meter a los niños en coche y que, muy posiblemente, acabaran durmiéndose. Nos ayudó a decidirnos el comprobar que estaban haciendo actividades para los niños en la plaza del mismo.

Acabamos cenando en la pizzería y después nos quedamos un rato más disfrutando de la minidisco que hacían, también para los más pequeños de la familia. Después (que a eso ya no nos quedamos) hacían más espectáculos.


Día 2: Acceso al parque de los primeros
 
Como el hotel es tan grande, para desayunar hay turnos; nosotros teníamos el primero (acceso de 08.00 a 08.30), lo que acabó siendo una gran ventaja; al ser los primeros en entrar está todo impecable y prácticamente no hay colas para nada. Además, ser de los primeros en entrar hace que muy posiblemente seas de los primeros en salir, y eso implica poder acceder al parque muy temprano.

Aunque el horario de apertura son las 10.00 es posible entrar al parque antes desde el hotel (ignoro cuánto rato antes) y aprovechar esos momentos en los que no hay prácticamente nadie en el parque para subir a alguna de las principales atracciones es una buena opción, no creéis? 

El domingo, como era de esperar, había menos gente que el sábado, aunque algunas atracciones seguían estando bastante solicitadas; aprovechamos para hacer el recorrido a la inversa, comenzando por el Oeste y por una de sus atracciones más míticas: el carrousel.

Después de comer, una última visita al área de SésamoAventura, algunas compras y, cerca ya de las 18.00, de vuelta a casa; antes de encender el coche los pequeños ya dormían… Cansados pero contentos.


Aquí se pudo subir hasta el más pequeño de la casa :D
Uno de los espectáculos continuos

Fue un gran fin de semana, se pasó rapidísimo y realmente la idea de quedarnos allí a dormir fue una excelente decisión; todo te lo tomas con más calma, no hay tanta presión de horarios y saber que no tienes que estar tanto rato en el coche se agradece.