jueves, 10 de marzo de 2016

Viaje a Croacia - Conclusiones

Croacia se está poniendo de moda y no es para menos. Con sus espectaculares playas, sus fantásticas ciudades, sus alucinantes parques nacionales y su completa infraestructura turística se está convirtiendo en un destino turístico de primer orden. Y para familias también.

Uno de los iconos de Zagreb

Mucha gente que la visita se centra en la costa del país combinado con la visita a alguna de los cientos de islas que tiene. Sin embargo, el centro del país no tiene nada que envidiar y tiene muchísimos encantos que recomiendan su visita; en nuestro caso nos decantamos por el Parque Nacional de los lagos de Plitvice y la capital, Zagreb. Nos quedamos con las ganas de visitar la zona de Istria y la más desconocida, Eslavonia.


Saludo al sol en Zadar


La naturaleza en Croacia juega un papel muy importante y, al ya citado parque de Plitvice, existen otros que también merecen una visita; en nuestro caso también visitamos Krka. A nuestro entender, ambos parques merecen una visita; el primero de ellos por su espectacularidad en el recorrido; el segundo por la sensación increible de estar bañándote a pocos metros de una cascada.

Callejeando por Sibenik


Croacia no es un país caro. Nuestro nivel de vida es algo más elevado y fuera de las zonas más turísticas no es difícil comer y alojarse a precios más que razonables. Dubrovnik, en este sentido, es algo que escapa un poco a la tónica reinante en el país.

La majestuosa Trogir

Muchas de las maravillosas playas que tiene el país son de piedras, así que es imprescindible en la maleta calzado para poder bañarse cómodamente.


Krka. Visita imprescindible

El legado cultural de que dispone es otro factor más a tener en cuenta para visitar el país balcánico: Zadar, Split, Trogir, Sibenik y, como no, Dubrovnik. Nos habría gustado visitar Mostar en Serbia y Kotor en Montenegro, pero nos habría hecho ir más estresados, así que lo descartamos. No nos arrepentimos de ello.


Momentos de playa en Korcula


Si hubiéramos podido habríamos estado más tiempo en la isla de Korcula. Como ya comenté en su día, no es tan conocida como Hvar, pero nosotros nos sentimos fantásticamente bien en ella y nos encantó. Fue de lo mejor del viaje.

Ston y su desafiante muralla

Para los desplazamientos, tened en cuenta si vais con transporte privado que la orografía del país limita un poco la infraestructura de carreteras. Ni mucho menos son malas, pero hace que para recorrer distancias relativamente cortas se tarde más tiempo que en otros lugares.

Dubrovnik y sus calles


Otra cosa a tener en cuenta es que muchos lugares no están adaptados para ir con niños. Sí que es cierto que en muchos restaurantes tienen tronas para los más pequeños. En otros sitios, como por ejemplo callejeando por ciudades o pueblos o en los parques nacionales que visitamos se echaba un poco de menos la adaptabilidad para poder ir con cochecito (o silla de ruedas). 

Lagos de Plitvice. Naturaleza en estado puro


En resumen; si no queréis arriesgar mucho, ir a un destino relativamente cercano, con un nivel económico aceptable para nosotros y en el que encima puedas combinar turismo cultural con turismo de playa, Croacia es un país fantástico para ello.


Capítulo Anterior: Conociendo Dubrovnik
Siguiente capítulo: Presupuesto

Diario de viaje a Croacia: Inicio

No hay comentarios:

Publicar un comentario