jueves, 19 de enero de 2017

Viaje a Noruega: Norway in a Nutshell... por libre

Hace algunas semanas os explicaba tanto nuestra experiencia tanto en el conocidísimo Tren de Flåm como el crucero por el conocidísimo y patrimonio de la humanidad fiordo de Nærøyfjord.

Estas dos visitas forman parte de una de las excursiones más conocidas durante un viaje a Noruega: Norway in a Nutshell.

Norway in a Nutshell es una excursión de día completo que puede comenzar en varios puntos de Noruega (los más habituales son Oslo, Bergen o Voss) y que combina algunas de las atracciones más espectaculares de la zona de los fiordos. A las dos visitas estelares normalmente se le añaden, en función del lugar de inicio, un viaje en tren y un trayecto en bus.


Esperando el tren en Myrdal


Nosotros en principio no nos planteamos hacer la excursión. Fue durante la preparación del viaje cuando nos acabamos dando cuenta que estábamos haciendo algo parecido a la famosísima excursión pero por libre.

Siendo nuestro campo base Gudvangen ese sería nuestro punto de inicio; empezamos con el fantástico crucero por el fiordo Nærøyfjord (post aquí) y continuamos con el espectacular Tren de Flåm (post aquí). Una vez en Myrdal esperamos nuestro siguiente transporte: el tren hasta Voss.

Curiosamente, el tren llegó con retraso (algo que nos sorprendió bastante); una vez en él, nos sentamos en la parte izquierda del mismo (mirando en la dirección del tren) y, pese a haber leído en más de una ocasión que es un recorrido bellísimo, nos quedamos alucinados. Realmente, no nos arrepentimos nada en hacerlo… Nieve, cascadas espectaculares, paisajes preciosos… y, casi sin darnos cuenta, llegamos a Voss.


Paisajes espectaculares en la línea Oslo - Bergen

Nos bajamos del tren y esperamos al que tenía que ser nuestro último desplazamiento del día: Un autobús de línea entre Voss y Gudvangen; un autobús (con wifi) en el que disfrutar de otro tipo de paisajes: granjas, pueblos minúsculos… y la famosa cascada Tvindefossen (a la izquierda del vehículo, unos minutos después de haber salido de Voss).

Nuestro día, que había empezado a las 10.00 en un barco acabó a las 20.00 en la puerta del cámping en el que nos alojábamos. Todo fue como habíamos previsto: las conexiones funcionaron a la perfección y no hubo ningún contratiempo, pese a que la señora del camping nos puso un poco de ‘el miedo en el cuerpo’ porque el bus que cogíamos hasta Gudvangen era el último del día, así que si se nos perdía nos veríamos obligados a coger un taxi.


Tvidenfossen estaba espectacular con la lluvia

Conclusión: en forma de pack o por libre, no dejéis de hacer esta combinación de experiencias. En un día da tiempo a hacerlo todo de forma relajada y no es cansado. Nuestros peques se lo pasaron en grande subiendo en tantos medios de transporte en un mismo día, jeje.

Por supuesto, hacerlo por libre sale considerablemente más económico que hacerlo en el pack contratado; sin embargo, si no queréis complicaros la vida (que no es para nada complicado), no perdáis la oportunidad de disfrutar de esta excursión.

Diario de viaje a Noruega: Inicio

No hay comentarios:

Publicar un comentario