jueves, 16 de febrero de 2017

Viaje a Noruega: La bella Ålesund

Ålesund es una de esas ciudades con encanto. Tiene un tamaño perfecto para conocerla a pie y cualquiera de sus rincones bien merece un tranquilo paseo. Está ubicada a algo más de 230 kilómetros al norte de Bergen en la provincia de Møre og Romsdal y es muy conocida por su arquitectura Art Nouveau y muy utilizada como base por su cercanía al conocidísimo fiordo de Geiranger.



Como ya he comentado otras veces, lo primero que hacemos al llegar a un lugar es visitar la oficina de turismo; nos gusta que nos aconsejen y, además en esta ocasión no llevábamos ningún plan preconcebido. Sí sabíamos algunas de las atracciones importantes de la ciudad, pero no teníamos claro qué íbamos a hacer. El personal de la oficina nos aconsejo sin dudarlo un momento que, si íbamos con niños, no dejáramos de visitar uno de los mejores acuarios del Norte de Europa: El ATLANTERHAVSPARKEN - ÅLESUND AQUARIUM. Así que allí nos dirigimos rápidamente. Os hablé de nuestra experiencia aquí.



Al salir del acuario, ya por la tarde, nos dirigimos de nuevo al centro de la ciudad; nos quedaban aún unas horas para conocer tan bella ciudad. La peculiaridad de Ålesund es que prácticamente la totalidad de su centro fue reconstruido en estilo Art Nouveau tras uno de los incendios más importantes ocurridos nunca en una ciudad noruega a principios del Siglo XX. Mientras callejeábamos tranquilamente por sus calles nos fuimos dirigiendo hacia otro de los iconos de la ciudad: El mirador de Aksla.



Visitar Ålesund y no subir los 418 escalones que llevan hasta la cima de este mirador es como no haber visitado la ciudad (no os asustéis, parecen muchos escalones, pero en unos 15 minutos a paso normal con niños se llega fácil arriba). Además, el punto de inicio de las escaleras es el parque de la ciudad, por el que podremos dar un agradable paseo antes y/o después de nuestra visita al mirador.




Como es de imaginar, las vistas desde él son espectaculares y uno se puede estar horas y horas observando la espectacular distribución de la ciudad por algunas islas. Arriba, además de una zona de picnic y un bar, parten multitud de caminos por los que hacer trekking… Como curiosidad, no dejéis de haceros un selfie en Byrampen, un pequeño saliente de las escaleras a medio subida que se ha hecho popular por ser un lugar fantástico para este tipo de fotos :P

De nuevo abajo continuamos con otro agradable paseo por el centro de la ciudad hasta llegar a la iglesia de la ciudad (a la que no entramos) y nos quedamos descansando por los alrededores. Con esto finalizaba nuestro completo día en esta pequeña y acogedora ciudad.


Al día siguiente continuaba nuestra ruta por el país… ya de vuelta hacia Bergen.

Diario de viaje a Noruega: Inicio

No hay comentarios:

Publicar un comentario