martes, 6 de junio de 2017

Reserva africana de Sigean

Llevaba años viendo carteles publicitarios de la Reserva Africaine de Sigean y finalmente, hace algunas semanas, lo visitamos. En este post os voy a explicar nuestra experiencia y algunos datos prácticos para que veáis qué se puede encontrar en este lugar.




Como bien indica el nombre, la Reserva africana se encuentra en el pequeño pueblo de Sigean. Esta localidad está en en Francia, en el departamento de Aude, en Languedoc - Roussillon. Está a algo más de dos horas de Barcelona, fácilmente accesible por autopista y entre las localidades de Perpignán y Narbonne. Ya véis que la distancia no es excesivamente grande, sobretodo para los que somos de la zona de Catalunya.

Muchos de vosotros pensaréis que se trata de un parque zoológico al uso, pero nada más lejos de la realidad; de hecho, nosotros no somos para nada defensores de ese tipo de recintos así que nos aseguramos bien de que no fuera un zoo antes de ir.

Al empezar a indagar un poco en sus características se ve rápidamente que es algo diferente: la estructura de la reserva, la enorme extensión de terreno, la mezcla de especies, la conservación de los mismos, la ingente cantidad de animales que hay, las políticas de conservación…

Las dos zonas del parque

Una de las partes más destacadas y por la que más se conoce es por su recorrido en coche entre los animales: Se trata de un recorrido de 7,5 kilómetros que transcurren por varias áreas:
  • La maleza africana: Donde podremos ver Búfalos, Impalas, cebras, avestruces, jirafas…



Los animales pasan muy, muy cerca


Muchísimo espacio para moverse




  • Los osos del tíbet y los leones
Los osos estaban un poco perezosos...
Pero los leones no tanto






  • Los parques de la sabana, donde se puede pasar entre rinocerontes blancos, asnos de somalia, facóqueros…



Es una experiencia fantástica; los animales campan a sus anchas y perfectamente puede pasarte una cebra por delante del coche o un león se puede tumbar en medio de la carretera a descansar... Nosotros estuvimos un buen rato parados entre un grupo de cebras que tranquilamente pasaban el rato entre los coches; mientras estábamos esperando nos vino a saludar una avestruz que dio golpecitos en el cristal del coche… Pese a que todo el recorrido en coche es espectacular, el plato principal de todo esto son, sin duda, los osos y los leones. Separados cada uno en una zona, se pasa primero por la de los osos y después por la de los leones: La primera vez que pasamos (puedes hacer el recorrido tantas veces como quieras) los osos estaban bastante perezosos, pero por la tarde, que volvimos a pasar, nos los encontramos de frente a la entrada al recinto. Los leones, por su parte, nos los encontramos las dos veces muy cerca del camino, con su tónica de no moverse en exceso (aunque mucho más activos que en los zoos tradicionales).

Estas dos áreas son la parte más peligrosa del recorrido y, si en teoría en ningún lugar se pueden llevar las ventanas bajadas, aquí incluso no se debe parar ni el coche; no olvidemos que son animales muy peligrosos.

Tras hacer el recorrido en coche, después de algo más de hora y media recorriendo las diferentes áreas, aparcamos y nos fuimos a realizar el recorrido a pie. En esta zona, grandísima también, las áreas más espectaculares son el estanque del ojo de Ca, donde habitan multitud de aves y la zona del Llano africano, repleta de animales habituales en ese tipo de hábitats (antílopes, impalas, ñúes, gacelas...) y con una isla en la que están los chimpancés. Entre estas dos zonas, las más grandes, se intercalan otras estancias en la que podemos encontrar multitud de animales: Jirafas, loros, dromedarios, aligátors, canguros… Es imposible decirlos todos; según comentan desde el parque, disponen de más de 3.800 animales repartidos en mamíferos, aves y reptiles.








Teóricamente también hay elefantes; sin embargo, no veremos ninguno en el parque. ¿Por qué? Hace algunos meses se murió el único macho que formaba parte del grupo de elefantes que habitaba en la reserva. Por lo que se explica en los carteles informativos, al no encontrar un nuevo macho que reemplazara al fallecido y así no ver, en un futuro cercano, posibilidad de que la colonia aumentara, las hembras fueron trasladadas a otras reservas / parques donde sí pudieran ayudar a la conservación de la especie… Son estas cosas las que hacen ver que no es un zoológico tradicional.









Cerca de la entrada hay una zona de las llamadas 'toca-toca'. Diseñada específicamente para los más pequeños, en ella podemos tocar algunas pequeñas cabras (si quieren, tienen una zona de 'descanso' inaccesible a las personas) y hacer algunas fotos.



Lo ideal para visitar el parque es estar el día completo; nosotros entramos a la zona del safari a las 10 y poco y salíamos del parque pasadas las 5 de la tarde. El parque abre de las 09.00 hasta las 18.00 de abril a septiembre, hasta las 17.00 en marzo y entre septiembre y diciembre y hasta las 16.00 durante los meses de enero y febrero, todos los días del año. Es difícil no encontrar una época en la que no podamos escaparnos a conocer los animales.

Hay varias opciones de restauración si se quiere pasar el día completo en el parque. A los bares / restaurantes repartidos por todo el recinto se le suman también varias zonas de picnic (algunas de ellas muy cercanas a los animales) en las que disfrutar cómodamente de la comida que uno se pueda traer desde casa. Nosotros optamos por la opción del pícnic y estuvo genial... Los peques pudieron corretear a su gusto sin problemas.

Finalmente, los precios:

Visitar el parque cuesta 32 euros por adulto y 23 por niños (de 4 a 14 años ambos inclusive). Cabe la posibilidad, con un suplemento (y siempre que sea un grupo de gente grande), de hacer visitas vip (con guía).

Por supuesto, si queréis ampliar información y/o comprar las entradas, en su web, recientemente renovada, lo tendréis todo: www.reserveafricainesigean.com

Nosotros aprovechamos la visita al parque para pasar el fin de semana por la zona… os contaré en el siguiente post algunas de las cosas que hicimos por ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario