miércoles, 24 de enero de 2018

Marrakech con niños

El año 2017 queríamos acabarlo haciendo una escapada. Sin embargo esta vez queríamos que fuera algo diferente, un lugar en el que saliéramos un poco del círculo de confort y que nuestros hijos pudieran ver cómo se vive en otros lugares. Así pues, con estas premisas empezamos a buscar un destino que pudiera encajarnos en temas económicos, que fuera adecuado para ir con niños y que no estuviera muy lejos.

Puesta de sol con palmeras
Impresionante puesta de sol


Tras valorar diferentes opciones acabamos decantándonos por Marrakech, la Ciudad Roja de Marruecos; cumplía todo lo que buscábamos: Era un lugar culturalmente bastante diferente al que vivimos, es un destino (si se quiere) económico y está a poco más de dos horas en avión desde Barcelona. Además era la excusa perfecta para conocer Marruecos, país del que tan bien habla todo el mundo (y ahora también nosotros) y de hacerlo en una época que no fuera la veraniega.

Luego pasó lo que pasa tantas veces: Mucha gente, cuando les informábamos de cuál iba a ser el viaje nos preguntaba: ¿Pero vais a ir con los niños allí? Era una pregunta de extrañeza, como si fuera raro visitar esta popular ciudad marroquí en familia. Como bien sabéis, a nosotros no nos importa demasiado esto… de hecho, estábamos encantados e ilusionados con que los peques visitaran un país que, pese a tenerlo al lado, es culturalmente tan diferente.

Nos perdimos por el zoco... varias veces!
Perdiéndonos por el zoco


Os puedo avanzar que la experiencia fue de lo más gratificante para todos; nos perdimos por los zocos, comimos mucha comida árabe, conocimos los lugares imprescindibles en la ciudad, subimos en camello e incluso fuimos a visitar la bella Essaouira. Para que todo saliera tan bien, tuvimos la excelente ayuda de Viajes Marrakech, que nos acompañaron durante toda la escapada. Respecto al alojamiento hicimos lo que marcan los cánones: alojamos en un típico Riad de la Medina. Y como era de esperar fue una decisión de lo más acertada; estuvimos genial y fueron muy atentos especialmente con los peques.

La mezquita Koutoubia


Pese a no tener prácticamente ningún riesgo no hay que dejar cabos sueltos (nunca sabe uno cuando puede tener un problemilla de salud), así que no dejamos de llevar un seguro de viajes familiar al que pudiéramos recurrir en caso de necesitarlo a cargo de IATI Seguros (si queréis contratarlo, podéis hacerlo a través del enlace)

Multitud de plantas y todo lo demás de un intenso azul
Jardín de Majorelle


En los próximos posts os iré contando todo lo que hicimos y algunos consejos que vimos que pueden ser de utilidad en un viaje en familia por la zona. Espero que nos sigáis y que os animéis a conocerla si no lo habéis hecho ya!

No hay comentarios:

Publicar un comentario